Como organizar tu entrenamiento de escalada en torno a tu vida y no al revés

Si escalas con fanatismo, sabrás que el entrenamiento requiere tiempo y dedicación. Y que muchas veces es causa de conflictos, tanto con las personas que te rodean como contigo mismo. Por ello, es importante encontrar un equilibrio entre priorizar tus objetivos de escalada y mantener un estilo de vida equilibrado, variado y estable. Al organizar tu entrenamiento de escalada en torno a tu vida en lugar de dejar que consuma todos los aspectos de ella, podrás obtener mejores resultados y disfrutar de una experiencia de escalada más gratificante, y sobre todo una experiencia vital más plena. En este artículo, exploraremos algunas estrategias para ayudarte a alcanzar ese delicado equilibrio y optimizar tu entrenamiento de escalada sin dejar de lado otros aspectos importantes de tu vida.


La escalada no lo es todo, pero casi…


Establece metas realistas

Antes de sumergirte en la organización de tu entrenamiento de escalada, es crucial establecer metas claras y realistas. Comenzar a entrenar de manera aleatoria sin objetivos claros, te llevará a estados inciertos y preparaciones fallidas. Por ejemplo, puedes centrarte en fortalecer muchísimo tu fuerza de los dedos, cuando lo que estás organizando con tus amigos es un viaje a Rodellar… cuando llegues a tu destino, verás que en la primera chapa ya no puedes con tu alma… Evalúa tus habilidades actuales de escalada y ten en cuenta otros compromisos que tengas en tu vida. Define lo que deseas lograr en tu evolución como escalador y crea un plan que se alinee con tus objetivos generales. Esto te ayudará a no abrumarte con expectativas poco realistas y te permitirá estructurar tu entrenamiento de manera efectiva.

¿Regletas o pinzas cari? Ups, perdón…¿Lechuga o escarola?

Prioriza tu tiempo

El tiempo es un recurso valioso y es importante priorizarlo sabiamente. Evalúa tu horario diario y semanal y identifica los intervalos de tiempo más adecuados para tu entrenamiento de escalada. Considera tus compromisos laborales o de estudio, responsabilidades familiares y otras actividades personales que disfrutes. Al asignar conscientemente períodos de tiempo específicos para el entrenamiento, asegurarás que puedas perseguir tus objetivos de escalada sin descuidar otras áreas importantes de tu vida.

Establece una rutina

Crear una rutina puede ser de gran ayuda para organizar tu entrenamiento de escalada de manera efectiva. Al establecer días y horarios específicos para el entrenamiento, desarrollarás un hábito que no solo garantiza consistencia, sino que también te permite planificar tus otras actividades en consecuencia. Apunta a una rutina equilibrada que incluya días adecuados de descanso, entrenamiento de fuerza, sesiones de resistencia y desarrollo de habilidades. Esto te ayudará a progresar de manera constante y evitar el agotamiento.


Tranquiles, que hay vida más allá de la escalada…


Optimiza tu entrenamiento

Cuando el tiempo es limitado, es esencial aprovechar al máximo tus sesiones de entrenamiento de escalada. Concéntrate en ejercicios y técnicas que se centren en tus debilidades y se alineen con tus objetivos. Incorpora entrenamiento de intervalos, búlder, escalada de primero y otras actividades relevantes en tu rutina. Además, no descartes la posibilidad de buscar consejo de escaladores experimentados o contratar a un entrenador de escalada que pueda proporcionarte planes de entrenamiento personalizados adaptados a tus necesidades específicas.


Incluye recuperación activa

Si bien es esencial entrenar de manera constante, también es importante incluir una recuperación activa en tu rutina. Escalar ejerce una tensión significativa en tus músculos y articulaciones, y tomarte tu tiempo para recuperarte adecuadamente te ayudará a prevenir lesiones y optimizar tu rendimiento. Incorpora actividades como yoga, ejercicios de movilidad y estiramientos en tu plan de entrenamiento para mejorar tu flexibilidad general y mantener tu cuerpo tonificado.


Adáptate a los cambios de la vida

La vida es impredecible y es crucial adaptar tu entrenamiento de escalada a diferentes fases y cambios que puedan ocurrir. Modifica tu plan de entrenamiento si tu un nuevo trabajo requiere más tiempo, cuando te conviertas en padre o cuando surjan circunstancias imprevistas. Recuerda que la flexibilidad es clave para mantener un equilibrio saludable y evitar que la escalada se apodere por completo de tu vida. Ajusta tus metas, intensidad de entrenamiento y horario en consecuencia a tus cambios vitales, sin perder de vista tu pasión.


¡Venga chaval! Dale bien al balón, que de la escalada no hay quien viva…

Fomenta un entorno de apoyo

Disponer de una red de amigos, familiares y personas que comprendan tu pasión por la escalada puede contribuir en gran medida a encontrar un equilibrio. Una manera de rodearte de personas que te animen y te motiven a seguir entrenando, es justo no descuidar tus relaciones de amistad ni tus compromisos familiares. La escalada puede ser el camino para que tu agenda social no te “coma vivo”, es decir, puede ser la vía de escape a una posible “hipersociabilización”, o «sociabilización negativa» (exceso de juergas, problemas de consumo, encuentros familiares engorrosos, etc…), pero también puede ocurrir que la escalada poco a poco te aísle de algunos de tus seres más queridos, y que te genere un clima de conflicto permanente en tu ámbito familiar… por esto es importante que tu entorno comprenda que te organizas y practicas la escalada de manera consciente y equilibrada.

Organizar tu entrenamiento de escalada alrededor de tu vida en lugar de al revés requiere una planificación cuidadosa, priorización y capacidad de adaptación. Al establecer metas realistas, establecer rutinas, optimizar tu entrenamiento y adaptarte a los cambios de la vida, podrás lograr un equilibrio que te permita perseguir tu pasión por la escalada junto con otros aspectos importantes de tu vida. Recuerda, la escalada es un viaje de por vida, y encontrar armonía entre tu entrenamiento y otros compromisos en última instancia mejorará tu experiencia y creará un estilo de vida de escalada sostenible, y sobretodo influirá directamente en tu bienestar mental.